TIERRA DE VERRACOS

Hoy vamos a conocer la huella de los verracos vettones. No hemos querido hacer una ruta porque son tantos y están tan dispersos que llevaría mucho tiempo verlos todos o ver los más importantes en un mismo día. Preferimos presentároslos y qué decidáis cual queréis ver.

Fotografía de verraco

Antes de nada, ¿qué son estos verracos? Pues son representaciones de cerdos, jabalís y toros que datan de época prerromana con una forma muy particular y un fuerte sentido simbólico para las culturas que los crearon. Se hallan dispersos por algunas regiones de Cáceres, Ávila, Salamanca (como el que se menciona en el Lazarillo de Tormes, en el puente de la ciudad) y otras comunidades y se corresponden aproximadamente con el asentamiento de la cultura de los vettones.

Verracos Salamanca

Los historiadores aun no nos hemos puesto de acuerdo en qué significan. Pero tenemos que tener en cuenta dos detalles importantes: la zona es tradicionalmente ganadera, y todos los representados son machos (acercaros y en algunos veréis el detalle), lo que les da un claro significado sexual o de reproducción. Algunos dicen que pudieran ser un símbolo de poder de los jefes guerreros, otros creen que serían una especie de tótem de las comunidades que vivían allí  o símbolos funerarios y otras teorías apuntan a que son simplemente puntos que delimitaban los pastos del ganado o el territorio de las aldeas. Un ejemplo sería el que encontramos al lado de las murallas de Ávila.

Verracos Ávila

En cualquier caso lo que parece fuera de toda duda es la importancia que tenían estos animales para los vettones. No olvidemos que esta zona es hoy día rica en productos tan suculentos como el jamón de Guijuelo, por lo que es indudable que cerdos, toros y jabalíes eran animales indispensables en la vida de este pueblo.

Encontramos muchos con su propia historia. Algunos como el de San Vitero o San Miguel de Arévalo  se encuentran sosteniendo los pilares de una iglesia o una construcción. En el recinto de las Cogotas varios verracos guardan el poblado. El Ídolo de Mikeldi es uno de los verracos a los que se les ha dado mayor simbolismo por la forma circular entre sus patas. El de Villanueva del Campillo es uno de los más grandes.    En Castillo de Bayuela encontramos dos en el centro de una plaza. Y quizás los más famosos son los Toros de Guisando, que más tarde serían escenario de un tratado de Isabel la Católica. Verracos Toros de Guisando

  Son unos cuantos centenares así que si conocéis alguno cercano aprovechad para visitarlo e imaginad como en torno a suyo se harían ritos de paso, ceremonias fúnebres o marchas de los poderosos quizás con fuego, con danzas, o con armas…

En cualquier caso al verlos miradlos cómo los habitantes de estas tierras hace dos mil años, que al descubrir una de estas formas en el paisaje sabían que estaban en su tierra, la de los vettones.

Imágenes extraídas de Flickr bajo licencia CC (BY, SA, NC)

Puerta de Ávila : Carlos Velayos // Toro de Salamanca: M. Martín Vicente // Toros de Guisando: Oscar Cuadrado // Verraco a contraluz: Rahego

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s