¿MOLINOS O GIGANTES?

¡Cuánto tiempo Cronoviajeros! Regresamos a vuestras pantallas con muchas ganas y un montón de proyectos en mente para aumentar esta comunidad de viajeros del tiempo y el espacio. Vamos a hacer más intensa nuestra presencia en redes sociales y para ello os animamos a que os hagáis seguidores de nuestra página de Facebook y nuestra cuenta de Twitter (a la derecha de esta página). Os agradecemos cualquier sugerencia para mejorar la página así como si tenéis alguna petición especial de destino o época.

Comenzamos la nueva temporada de Cronoviajeros con un post sobre uno de nuestros emblemas más universales, don Quijote. Ciudad Real es la Mancha de la que nunca quiso hablar Cervantes en su obra, la tierra que pisó “el manco de Lepanto” y en las que imaginaba caminar al loco don Quijote y su fiel escudero Sancho Panza.

ruta molinos

Aunque son muchos los lugares en los que podéis ver molinos y oír nombres quijotescos como Alcázar de San Juan o Consuegra hemos elegido  Campo de Criptana para nuestro viaje porque creemos que tiene una atmósfera especial dónde da la sensación de que el caballero Don Quijote podría cruzarse en mitad del camino en cualquier momento.

 ruta Quijote

   Don Quijote y Sancho son algo más que los personajes de una obra literaria. Son el vivo retrato del espíritu humano, luchando siempre entre el idealismo contagioso de don Quijote y la inevitable y cruda realidad de Sancho. En su momento (principios del siglo XVI) llegó a ser un superventas  por la inclusión de los distintos géneros de moda de la época, su fina ironía, y detalles como los novedosos molinos de viento.  Su gran manejo del contraste entre la realidad del mundo y las fantasías de una persona que sueña con aventuras y grandes valores es lo que la ha convertido en una obra universal.

  Ahora metámonos en la piel del caballero don Quijote. Vivía en un mundo de llanuras secas y esteparias, sin apenas cambios en el paisaje. En un horizonte en el que todo era plano y árido  se erigían de repente en medio del campo los grandes molinos que movían sus brazos al compás del viento. Vistos desde nuestra perspectiva son molinos como los que hubo siempre, pero en época de Cervantes eran un prodigio de la ingeniería mecánica y un moderno avance tecnológico. Fue a finales del siglo XV y principios del XVI cuando comenzaron a verse en el paisaje español, y de ahí la extrañeza de Don Quijote al contemplar esas grandes edificaciones que movían amenazadoramente sus brazos como hombres gigantes.

 Campo de Criptana

Tres de los molinos que aquí vemos son del siglo XVI: Burleta, el Infante y el Sardinero, los cuales incluso conservan la maquinaria de la época. Repartidos por el lugar hay otros muchos molinos que albergan pequeños museos temáticos. Es una experiencia inigualable ir yendo de uno a otro y descubrir sus secretos

En las inmediaciones también encontramos la villa de Pedro Muñoz, que aparece en la obra de Cervantes y multitud de lugares y restaurantes que evocan el espíritu de don Quijote. Qué mejor forma de retrataros con los viejos molinos que gritándoles o con una lanza en ristre sintiéndoos grandes idealistas en algún lugar de la Mancha.

 Don Quijote Campo de Criptana

Imágenes extraídas de Flickr bajo licencia CC (BY, SA, NC)

Molinos cielo claro: Xavier  //  Molinos cielo nublado: Joaquín Martí García  //  Estatua don Quijote: M. Peinado  //  Cartel: M Kuhn

Anuncios

Un pensamiento en “¿MOLINOS O GIGANTES?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s