Archivo de la categoría: Edad Moderna

UNA PRINCESA EMPAREDADA

Ana Mendoza de la Cerda, princesa de Éboli por matrimonio, era una mujer inteligente, bien conocedora de la Corte, ataviada siempre con un parche sobre su ojo derecho, y dotada de un atractivo particular.  Su esposo se había criado en la corte real junto a Felipe II, y por ello había logrado cierta influencia sobre el monarca. Cuando murió ella se hizo cargo de su patrimonio y sus influencias. Todo el reinado de Felipe II se ve envuelto en una leyenda negra, y en complicadísimos juegos de poderes, ya que su mandato coincidió con el punto álgido de extensión y poder del imperio español. Ana de Mendoza participó del juego de la política y manejo sus influencias con astucia y sentido político.

 Princesa de Éboli

 A la princesa se la relacionó en su momento con el propio monarca, con el secretario real, Antonio Pérez, y con otros hombres, pero no tenemos certeza de ello. Dicen que conspiró con Pérez para cambiar la decisión sobre la sucesión en Portugal, así como el misterioso asesinato de Escobedo, que acababa de acusarles de apoyar a los rebeldes holandeses. Antonio Pérez huyó. La princesa fue encarcelada sin ninguna acusación, algo extraño en la época siendo Grande de España. Los motivos que llevaron al rey a apresarla quizás fueron la supuesta conspiración o quizás  haber preferido a otros hombres antes que al rey.

Princesa de Éboli

Fue confinada en Pinto, dónde enfermó, después en el Castillo de Santorcaz y finalmente en su villa de Pastrana. Felipe II la fue desposeyendo de todo, la custodia de sus hijos, la tutela de su patrimonio y la posesión de sus bienes. Cuando Antonio Pérez huyó el rey ordenó que se levantasen rejas en puertas y ventanas en Pastrana, y que la princesa viviese solo atendida por su hija Ana de Silva.  Comenzó a vivir confinada en  una habitación y se levantó un muro que la separaba del resto de estancias de la casa. La condenó a un emparedamiento para aislarla totalmente. Tan solo se le permitía una hora asomarse al patio por el balcón enrejado. Desde entonces ese patio comenzó a llamarse el Patio de la Hora. La salud de la princesa acabó de marchitarse y en 1592 murió finalmente.

 encierro de la princesa de Éboli

Viajad al Palacio Ducal de Pastrana y pasead por las estancias que acogieron el encierro de la mujer que se codeó con el rey más  poderoso del mundo,  y preguntaos el motivo de  por qué aquel hombre tan poderoso quiso apartar completamente del mundo a aquella mujer. Respirad la atmósfera opresiva que sufrió Ana de Mendoza, que nació para triunfar y lo perdió todo.

Imágenes extraídas de Flickr bajo licencia CC (BY, SA, NC)

Mujer disfrazada: JOSÉ- MARIA MORENO GARCIA //   Palacio de Pastrana:  pegatina1

¿MOLINOS O GIGANTES?

¡Cuánto tiempo Cronoviajeros! Regresamos a vuestras pantallas con muchas ganas y un montón de proyectos en mente para aumentar esta comunidad de viajeros del tiempo y el espacio. Vamos a hacer más intensa nuestra presencia en redes sociales y para ello os animamos a que os hagáis seguidores de nuestra página de Facebook y nuestra cuenta de Twitter (a la derecha de esta página). Os agradecemos cualquier sugerencia para mejorar la página así como si tenéis alguna petición especial de destino o época.

Comenzamos la nueva temporada de Cronoviajeros con un post sobre uno de nuestros emblemas más universales, don Quijote. Ciudad Real es la Mancha de la que nunca quiso hablar Cervantes en su obra, la tierra que pisó “el manco de Lepanto” y en las que imaginaba caminar al loco don Quijote y su fiel escudero Sancho Panza.

ruta molinos

Aunque son muchos los lugares en los que podéis ver molinos y oír nombres quijotescos como Alcázar de San Juan o Consuegra hemos elegido  Campo de Criptana para nuestro viaje porque creemos que tiene una atmósfera especial dónde da la sensación de que el caballero Don Quijote podría cruzarse en mitad del camino en cualquier momento.

 ruta Quijote

   Don Quijote y Sancho son algo más que los personajes de una obra literaria. Son el vivo retrato del espíritu humano, luchando siempre entre el idealismo contagioso de don Quijote y la inevitable y cruda realidad de Sancho. En su momento (principios del siglo XVI) llegó a ser un superventas  por la inclusión de los distintos géneros de moda de la época, su fina ironía, y detalles como los novedosos molinos de viento.  Su gran manejo del contraste entre la realidad del mundo y las fantasías de una persona que sueña con aventuras y grandes valores es lo que la ha convertido en una obra universal.

  Ahora metámonos en la piel del caballero don Quijote. Vivía en un mundo de llanuras secas y esteparias, sin apenas cambios en el paisaje. En un horizonte en el que todo era plano y árido  se erigían de repente en medio del campo los grandes molinos que movían sus brazos al compás del viento. Vistos desde nuestra perspectiva son molinos como los que hubo siempre, pero en época de Cervantes eran un prodigio de la ingeniería mecánica y un moderno avance tecnológico. Fue a finales del siglo XV y principios del XVI cuando comenzaron a verse en el paisaje español, y de ahí la extrañeza de Don Quijote al contemplar esas grandes edificaciones que movían amenazadoramente sus brazos como hombres gigantes.

 Campo de Criptana

Tres de los molinos que aquí vemos son del siglo XVI: Burleta, el Infante y el Sardinero, los cuales incluso conservan la maquinaria de la época. Repartidos por el lugar hay otros muchos molinos que albergan pequeños museos temáticos. Es una experiencia inigualable ir yendo de uno a otro y descubrir sus secretos

En las inmediaciones también encontramos la villa de Pedro Muñoz, que aparece en la obra de Cervantes y multitud de lugares y restaurantes que evocan el espíritu de don Quijote. Qué mejor forma de retrataros con los viejos molinos que gritándoles o con una lanza en ristre sintiéndoos grandes idealistas en algún lugar de la Mancha.

 Don Quijote Campo de Criptana

Imágenes extraídas de Flickr bajo licencia CC (BY, SA, NC)

Molinos cielo claro: Xavier  //  Molinos cielo nublado: Joaquín Martí García  //  Estatua don Quijote: M. Peinado  //  Cartel: M Kuhn

PLAYAS CON HISTORIA

Aprovechando que llegan las vacaciones, os presentamos siete bonitas playas para relajarse en verano con un punto en común, todas ellas fueron en algún momento escenario principal de la Historia. Esta es una pequeña selección de playas de diferentes zonas y épocas. Si conocéis alguna otra que merece aparecer, apuntadla.

turismo de playa

 Sagunto (Valencia). Lugar de pelea de romanos y cartagineses, por cuya disputa se desató la segunda Guerra Púnica. La ciudad fue asediada por el gran Aníbal durante meses hasta que cayó. Aún se conservan los restos del teatro romano y otras construcciones antiguas.

fenicios turismo

 Guardamar del Segura (Alicante). Un bello puerto  en la costa del Levante, dónde los fenicios construyeron una fortaleza en la que se han encontrado restos de sacrificios humanos.

turismo en AsturiasGijón (Asturias) Fueron estas costas el escenario del primer ataque vikingo a nuestro país. En un momento totalmente convulso y oscuro de la historia de la península más de cincuenta naves vikingas se acercaron a esta costa y saquearon el lugar.

turismo en EuskadiBayona (Pontevedra). En esta bahía atracó Martín Alonso Pinzón al regresar del primer viaje de América. Fue el primer enclave de Europa que supo que Colón había alcanzado las Indias en su viaje por el océano.

turismo en CádizTrafalgar (Cádiz). La playa frente a la cual tuvo lugar la famosa batalla en 1805, una de las más importantes y decisivas del siglo. La derrota de la alianza franco-española frente al ingenio del almirante británico Nelson frustró los planes de Napoleón de continuar su invasión por Europa.

turismo en GironaCadaqués (Girona). Esta bella playa mediterránea fue punto de encuentro de grandes artistas como Marcel Duchamp, Salvador Dalí, Federico García-Lorca, Pablo Picasso, Eugenio D’Ors o Joan Miró, durante la primera mitad del siglo XX. Era el lugar de veraneo de los grandes artistas de París.

incidente nuclearPalomares (Almería). La famosa playa sobre la que cuatro aviones  norteamericanos B-52 chocaron y soltaron varias bombas nucleares sobre la zona, una de ellas en las aguas de esta bahía. El ministro Fraga se bañaría allí para tranquilizar al turismo de la ausencia de contaminación nuclear.

Disfrutad de vuestras vacaciones de la mano de la Historia y de Cronoviajeros.

 

Imágenes extraídas de Flickr bajo licencia CC (BY, SA, NC)

Sagunto: José Manuel Moreno Garrido // Guardarmar: Jorge Sanz // Gijón: Chusoart  //Bayona: Santi88fe  // Cadaqués: Jorge del Casar Sánchez

LA LLEGADA DE LOS BORBONES

La evolución de la monarquía de la dinastía Borbón ha marcado la historia de España en los últimos  tres siglos. Coincidiendo con el relevo monárquico vamos a recuperar los lugares más emblemáticos en los que esta dinastía ha dejado su huella más clara  , los palacios reales.

 dinastía de Borbón

Felipe V fue el primer hombre de esta estirpe francesa que se alzó en el trono tras una encarnizada Guerra de Sucesión, que convirtió la disputa dinástica en un conflicto civil en España y un dilema internacional dentro de los esquemas de poder en Europa. Cuando el otro candidato, el archiduque Carlos, se convirtió en emperador, los apoyos volvieron a Felipe y se asentó en el trono

  Felipe impuso desde su llegada un cambio importante en todos los sentidos. Era un hombre culto criado en Versalles y su gusto, sus  ideas y su forma de reinar eran tipicamente francesas, muy alejadas de la solemnidad y la austeridad castellana, y muy centralistas frente a la división por reinos de los Austrias. El lujo, la ostentación del poder, lo barroco y el arte inundaron todo su reinado, y dónde esto tuvo mayor reflejo fue en los Palacios Reales.

El Palacio de la Granja de San Ildefonso fue una idea del monarca. Sus fuentes, sus edificios, estatuas y  jardines (uno de ellos con un laberinto) son la fiel representación de los nuevos reyes franceses. Fue residencia de verano de varias familias reales y sirvió de escenario para distintos acontecimientos históricos como la firma del Tratado de San Ildefonso.

 turismo en La Granja

El Palacio de Aranjuez ya existía cuando llegó Felipe V a España, sin embargo él y sus sucesores le dieron un aire de grandiosidad ampliándolo y construyendo numerosos jardines, emulando el palacio de Versalles.

 turismo en Aranjuez

Con el  Palacio Real de Madrid sucedió algo similar. Se erigía como residencia real desde hacía siglos pero un incendio lo había dejado casi en ruinas, por lo que el monarca aprovechó para reconstruirlo de forma monumental y añadirle unos enormes jardines. Tal fue su ambición que a día de hoy es el Palacio real más grande de Europa occidental.

 turismo en Madrid

Merece la pena hacer turismo cultural por cualquiera de estos lugares y perderse en su arquitectura, sus jardines y sus recuerdos. Es una  gran oportunidad para retroceder y revivir la historia y adentrarse un poco más en el pasado que late tras sus muros.

Imágenes extraídas de Flickr bajo licencia CC (BY, SA, NC)

La Granja : pavelcab   //  Aranjuez: Fernando García   //  Madrid: kreep

EL VIAJE DE COLÓN

  Hoy viajamos a Palos de la Frontera, el punto dónde un 3 de agosto de hace más de cinco siglos tres naves partieron en el océano rumbo a encontrar el otro lado del mundo.

   Su situación en la ría de Huelva, cuando formaba aun un puerto natural, hizo que esta localidad entrase en la Historia por ser el punto de partida del primer viaje de Descubrimiento de Cristobal Colón. Los tres barcos que partieron de Castilla para descubrir una nueva ruta a las Indias y que se toparon, sin pretenderlo, con un gigantesco continente, partieron de Palos de la Frontera y dejaron aquí una huella imborrable.

 turismo Palos de la Frontera

  En el pueblo se conservan numerosos lugares atados a la memoria del viaje. Está por ejemplo la casa de los hermanos Pinzón, Martín y Alonso, que acompañaron al marino genovés en la expedición. También la Iglesia de San Jorge, Monumento Nacional, es el lugar dónde el marino oyó misa antes de embarcarse en el viaje. Otro punto de interés es la Fontanilla, de la que supuestamente Colón bebió agua antes de zarpar.

El Monasterio de la Rábida, cerca del pueblo, fue escenario histórico de los primeros intentos de Colón por organizar el viaje hacia las Indias. Es un bonito edificio mudéjar de gran valor artístico e histórico. Desde aquí Colón intentó convencer durante siete años a los poderosos de que su viaje por mar alcanzaría las islas de Japón y la India.  En su empresa fue ayudado por los franciscanos del monasterio, que poseían ciertos conocimientos astronómicos y científicos que les llevaron a confiar en su idea. Desde el mirador del Monasterio se divisa el Monumento a Colón que hay en la ría.

 turismo en Huelva

 En el Muelle de las Carabelas podéis ver y subiros a las tres naves (sus réplicas), las dos carabelas, la Pinta y la Niña, y la nao Santa María, que se hallan ancladas para recrear ese espíritu de aventura y emoción que impulsó a un grupo de hombres a atravesar el mayor océano conocido y llegar a tierras desconocidas.

 viaje de Colón

Imágenes extraídas de Flickr bajo licencia CC (BY, SA, NC)

Réplicas de barcos: pslg77 //  Mástil: Zé Pinho  //  Monasterio de la Rábida: Francisco Rivero

ÁVILA Y SANTA TERESA

  Aprovechamos esta semana de religión y de vacaciones para animaros a visitar Ávila de la mano de Santa Teresa. Como en otra ocasión hemos preparado un PDF  con un plano que os podéis descargar para seguir la visita.

   Teresa de Cepeda fue desde siempre una niña enamorada de la religión, las historias de santos y todos los hechos impactantes de la fe cristiana. Cuando era pequeña quiso ir a tierra musulmana con su hermano para que los asesinaran y poder convertirse en mártir de la iglesia. Qué esto sucediese en el comienzo de su vida nos habla de la entrega total de esta mujer a la religión en la que creía. Ávila es una ciudad plagada de Iglesias, guarecida bajo el abrazo de sus murallas, y es el lugar de nacimiento y de vida de Teresa, cuyos pasos seguiremos hoy.

Santa Teresa, Ávila, ruta, turismo

    Qué mejor lugar para empezar nuestra visita que el templo donde Teresa fue bautizada, la iglesia de San Juan y dio comienzo su relación con la fe. En esta iglesia  se conserva la pila bautismal donde fue bautizada. En la misma Plaza del Mercado Chico podéis visitar el Centro de Interpretación de la Mística, un espacio dónde podréis entender mejor la presencia de las personas que centraban toda su vida en la religión y el encuentro con dios fuese cual fuese su religión. En el caso de Teresa ella comenzó a vivir estas experiencias a partir de los cuarenta años. Presumía de sentir a Dios dentro de sí, en ocasiones bajo la forma de un ángel que le atravesaba con su espada dorada. Así decía llegar a una mezcla de agonía y sufrimiento, y éxtasis y placer, una sensación que ella entendía como el encuentro con Dios. Podía verle; así como también a los Santos, a la Virgen y a los ángeles.

   Después nuestros pasos seguirán entre palacios u viejos edificios hasta “la Santa”. Es cómo se conoce aquí a la Iglesia y el Convento de Santa Teresa, que fueron construidos en el siglo XVII sobre el solar de su casa natal. Aunque son de creación posterior mantienen el espíritu y la estructura de la casa tras los que ella pasó su infancia y su juventud,  los episodios que marcarían su vida futura.

   Su familia era grande. De todos sus hermanos, Lorenzo era el hermano al que estaba más unida y quien le acompañaría en el camino de la religión desde muy pronto. Las capillas del Carmen y de la Santa eran los aposentos de la familia. La capilla de las Reliquias es el lugar en el que la santa vino al mundo. En  las estancias veréis varias tallas de Gregorio Fernández. Una es particularmente impactante, el retrato de Teresa, que reza arrodillada en soledad.  En la planta inferior también podremos ver el huerto de juegos infantiles de la Santa, un remanso de paz, donde ella y su hermano jugaban a ser ermitaños.

El Museo Casa Natal conserva manuscritos, autógrafos, reliquias, rosarios y crucifijos de su celda. Vedlo con calma. Teresa, con menos de veinte años, le dijo a su padre que quería ser monja, a lo que él se negó rotundamente. Con el eco de su voz imitaremos los pasos de la Santa avilesa en ese momento, abandonaremos la casa para seguir nuestro propio camino.

  Al estar cerca de las murallas aprovecharemos para salir por la Puerta de la Santa y contemplar las murallas avilesas en toda su grandeza. Esta sólida barrera de piedra parece proteger a la ciudad de cualquier elemento impuro que proceda del exterior. La foto aquí es casi obligatoria.

Santa Teresa, Ávila, ruta, turismo

Volveremos a la ciudad por la Puerta del Rastro y entraremos en el cercano Convento de San José, fundado por ella. La santa pretendía dar un nuevo aire a la Orden del Carmelo y devolverle sus ideas originales de pobreza y humildad y fundó la rama de los y las descalzas.  Durante un tiempo viajó por distintas ciudades de Castilla fundando conventos de esta nueva rama de la orden. El éxito de su reforma daría lugar a graves disputas entre los calzados y descalzos, una lucha que a nosotros nos suena cómica pero que movía importantes intereses políticos y económicos. El Convento  cobijaba a las religiosas que seguían la reforma de Teresa. Ellas dormían sobre un jergón de paja; dedicaban ocho meses del año a penitencias de ayuno y mostraban una abstinencia total a comer carne.

Santa Teresa, Ávila, ruta, turismo

 Podemos aprovechar para visitar la Catedral, la reina de todas las iglesias de Ávila. Aunque aquí Teresa no dejó una huella muy profunda sí podéis ver algunas referencias a ellas repartidas por la decoración. La santa de Ávila no siempre se llevó bien con la Iglesia oficial. Sus ideas sobre la experiencia física de Dios, el placer y el dolor, y la libre lectura de la Biblia hizo que estuviera continuamente vigilada por la Inquisición, que temía que la reforma de Lutero llegase a España.

Santa Teresa, Ávila, ruta, turismo

  Finalmente saldremos por la Puerta del Alcázar y daremos a parar a la plaza de Santa Teresa de Jesús. Aquí hay una estatua de la santa mirando al cielo, llena de humanidad y ofreciendo su mano. No olvidemos que aparte de sus creencias, Teresa de Ávila era una escritora entregada y una poeta natural, auténtica y profunda. Escribió Camino de perfección o El castillo interior, con un sentido similar a los libros de espiritualidad y autoayuda de hoy en día.

Santa Teresa, Ávila, ruta, turismo

Su legado y su influencia fueron enormes. Sus ideas y su obra alcanzaron todos los rincones de Europa, el fervor popular por ella también fue importante (y lo es aún hoy). A lo largo de los siglos le han dedicado obras de todas las artes y es uno de los iconos de toda la mística cristiana, con numerosas reliquias (incluido su famoso brazo) repartidos por distintos lugares. En Ávila el visitante parece estar más cerca del cielo, tanto por la fuerte impresión religiosa que hay en el sitio como por la altura física de la ciudad.  Santa Teresa y Ávila son lo mismo, elevaos con ellas y disfrutad.

Aquí tenéis el plano y el itinerario de la ruta:

     PDF  Ruta Ávila y Santa Teresa

 

Imágenes extraídas de Flickr bajo licencia CC (BY, SA, NC)

Murallas: paula_gm    //    Catedral:    dr zoidberg    //     Convento de San José: avilas.es       //    Plaza de Santa Teresa:     Juan de la Puente

SENTARSE COMO FELIPE II

  Dedicamos el día de hoy a viajar a época de Felipe II para conocer una silla. Suena extraño pero no se trata de una silla al uso sino de los escalones labrados en piedra en los que el monarca asentaba sus reales posaderas para contemplar su obra magna, El Escorial.

Imagen de El Escorial, Silla

El lugar se encuentra en el Pinar de Abantos, muy cerca del monasterio. La ascensión es algo difícil, dependiendo de vuestras fuerzas y la voluntad con la que lo hagáis, pero pensad que por las vistas desde la cima merece la pena el esfuerzo.

Al parecer desde este escalón de piedra el monarca, austero y solemne en su papel de rey, un personaje  muy celoso de su responsabilidad, se sentaba y contemplaba como avanzaban las obras del palacio- monasterio que había mandado construir.

Imagen silla Felipe II

Este Monasterio de El Escorial era la representación en piedra de las características personales del rey. Un edificio fuerte y compacto, oscuro, poderoso y lleno de religiosidad y de grandeza. A vista de pájaro y desde la distancia el palacio dibuja una forma de parrilla, como en la que asaron a San Lorenzo. Este es un detalle escatológico y violento muy propio del gusto de la época. Vivían en el clima de la Contrarreforma, en un país que se decía defensor de la cristiandad católica.

Imagen de Felipe II

Sentaos y sentíos Felipe II por un día, el dueño del mundo, el rey de un imperio en el que nunca se ponía al sol, con dominios en todos los continentes, y con la responsabilidad de ser el hombre más poderoso del mundo sobre sus hombros.

Imagen deEl Escorial Silla Felipe II

Imágenes extraídas de Flickr bajo licencia CC (BY, SA, NC)

Vista: Javi Sas // Asiento: jexweberfotos.es //  Panorámica: jlastras