Archivo de la categoría: Historia

CONDUCIR LA MÁQUINA DEL TIEMPO

A menudo solemos diseñar un viaje pensando en el destino, en el lugar geográfico, en el pueblo o región que nos han recomendado pero por qué no darle vuelta y elegir la época  histórica que más nos guste, y hacer un viaje para evocarla, para sentirla e imaginar el pasado de soldados, reinas, navegantes, mercenarios o sacerdotes,  los escenarios de antiguos rituales, de batallas impresionantes o de hechos que marcaron el curso de la historia. Sería como subirse a una máquina del tiempo y conducirla a dónde nosotros queremos.

 cronoviajeros

¿Por qué no seguir la huella de un personaje por los lugares en los que vivió, creció amó, lloró, o hizo grandes obras?   ¿Por qué no sumergirse en el pasado más ancestral de una zona y salirse del recorrido que marcan  las visitas programadas para recrear la época que a nosotros nos apasiona y sentir en nuestra piel aquello que sintieron otros?

  Podemos seguir a los primeros griegos que alcanzaron el fin del mundo, el asedio a ciudades medievales, el puerto desde que partió Colón hacia el Nuevo Mundo, las relaciones prohibidas de la princesa de Éboli, la construcción de grandes catedrales , la magia del Drago milenario o los ecos de la Guerra de Independencia…  Cualquier opción es válida. La libertad, la imaginación y la curiosidad deben rodear siempre nuestro viaje. Ir a un sitio y poder entender que allí latieron vidas pasadas, que aquello sigue allí porque sucedió algo importante que cambió el lugar durante los siglos venideros  es una sensación inigualable.

 vivir la historia

¿Para qué viajamos? ¿Sólo para tachar un lugar más de la lista de sitios a los que se supone que hay que viajar? ¿No es mejor viajar movidos por una sensación, por buscar una experiencia, una imagen única, o revivir un ambiente, la esencia de un lugar?

Las personas más dogmáticas que trabajan en el  patrimonio cultural piensan que  los visitantes deben saber todo sobre todo, y deben dispararles todos los datos que conocen, para que se vayan del sitio atiborrados de información. Sin embargo es más natural, más divertido y más sabio seguir a la propia curiosidad, a la propia intuición sobre lo que queremos saber o sentir, por infantil o simple que parezca en un primer momento. La gente que hace esto es la que verdaderamente disfruta del viaje y se llena de experiencias y sensaciones que le llevan a conocer otros lugares.

 

  La Historia parece en el imaginario popular una colección de fechas, reyes y batallas, y no lo qué es en realidad: un cúmulo de experiencias de vida, de cruces de pensamientos, culturas y deseos de personas que conformaron el mundo de una manera concreta, y de los que se puede disfrutar recordándolos una y otra vez. Si la viésemos así sería como una película que nunca nos cansamos de ver, o una canción que escuchamos una y otra vez.

 viajar

Los cronoviajeros no tienen edad, ni género, ni profesión concretos, no hablan el mismo  idioma ni votan al mismo partido. Ni siquiera les gustan los mismos lugares ni viajan a las mismas épocas pero comparten el espíritu de aventura en la realidad. Quieren viajar para sentir, quieren experimentar otras épocas en su piel y ponerse en los ojos de los que allí pisaron. Estamos seguros de que sí has llegado hasta el final de este post, tú ya eres un Cronoviajero. Súbete a la máquina del tiempo y arranca el motor, que  conduces tú.

 

Imágenes extraídas de Flickr bajo licencia CC (BY, SA, NC)

Soldado a caballo: José Luis Cernadas Iglesias //   Blanco y negro: José María Pérez Núñez //   Tren: Pablo Carrascosa

RESISTENCIA NUMANTINA

  Hoy viajamos hasta la conquista romana de Iberia, hace más de dos mil años. Un tiempo lejano en el que las legiones de Roma avanzaban por la península intentando someter a todos los pueblos. En su camino una ciudad resistió el ataque del imperio y le plantó cara durante diez años, Numancia.

  Roma contra Numancia

    Los arévacos tenían su capital en la antigua Numancia. Aunque ya habían tenido algún choque con el poder de Roma, habían logrado establecer la paz tras los logros de Viriato.  Sin embargo el imperialismo romano no se detenía y en torno al año 143 a. C. atacaron la ciudad de Segeda. Los numantinos acogieron en su ciudad a los habitantes huídos de Segeda y se ganaron la enemistad de Roma de nueva.

  numantinos

Desde entonces los ataques se sucedieron y asombrosamente distintos ejércitos y generales romanos fracasaron en el intento de tomar la ciudad arevaca. En las calles de Roma se ridiculizaba a los perdedores en teatros improvisados y en las habladurías de los ciudadanos de la urbe.

    Tras los sucesivos descalabros Roma sintió la necesidad de conquistar la ciudad, no por una cuestión de botín sino por no ver herido el orgullo de un imperio mediterráneo contra una pequeña ciudad celtíbera. Para ello enviaron a Escipión Emiliano, que había arrasado Cartago, como gobernador de la Citerior y general encargado de hacer caer la ciudad. Escipión puso todos sus esfuerzos en la destrucción de Numancia. Cercó la ciudad con un círculo de atalayas y les cortó el acceso al agua entre otras estrategias. Veréis esto desde dentro de la propia Numancia mirando alrededor del yacimiento. Entenderéis mejor la sensación de opresión y sitio que Escipión buscaba.

Los  numantinos resistieron el asedio hasta sus últimas consecuencias. Lucharon cada día, y dicen que, cuando se les acabaron las provisiones, probaron el canibalismo con sus muertos. En la ciudad sitiada se vivieron escenas de un dramatismo bestial que algunos escritores romanos reflejaron en sus obras.

 la resistencia numantina

 Finalmente Escipión acabó con la resistencia y entró en la ciudad destruyéndola para levantar una ciudad romana sobre sus ruinas. Hoy día podéis ver las calles romanas aunque también se ha reconstruido alguna de las viejas cabañas celtíberas.

 invasión romana

  Numancia es un icono de la resistencia a ultranza frente a cualquier invasor, una prueba viva de qué supone defender la propia tierra y la identidad hasta las últimas consecuencias. Una forma de entender que Roma era un sistema imperialista que deseaba dominar todo y a todos.  Viajad a este lugar en el que los sentimientos humanos se llevaron al extremo y que fue en un tiempo lejano el escenario en el que estaban puestos los ojos de todo un imperio.

 

Imágenes extraídas de Flickr bajo licencia CC (BY, SA, NC)

Soldados: Chema Concellón //  Numancia: dr_zoidberg

¡ENCUESTA! QUEREMOS TU OPINIÓN

Hoy hemos creado una encuesta para saber de primera mano cuál es vuestra opinión y vuestras preferencias. Así podremos ir dando forma al blog según vuestro gusto.

 

BIENVENID@S

Bienvenid@s a CRONOVIAJEROS, el nuevo blog para los turistas del pasado

A menudo nos topamos frente a un edificio antiguo, un pueblo perdido o las ruinas de un castillo y pasamos de largo sin conocer las decenas de historias que esconden sus muros. Los humanos del pasado eran tan reales como nosotros y dejaron una huella que vive a nuestro alrededor. Aquí, como si subierais a una máquina del tiempo, os conduciremos a ese pasado oculto para despertar las historias que sucedieron en cada lugar.

Este espacio nace con la idea de animar a todos los enamorados de los viajes, la historia y la cultura a descubrir nuevos lugares y disfrutar de secretos, leyendas y recuerdos que permanecen ocultos para la mayoría de nosotros.

CRONOVIAJEROS os dará ideas para vuestros viajes y escapadas dejando siempre un margen para que exploréis por vuestra cuenta y os perdáis en esos lugares nuevos. No queremos cansaros con larguísimas narraciones de cada hecho histórico que allí sucedió, sino simplemente transportaros al ambiente de la época. Dejaos llevar, contadnos vuestra opinión y lo que os gusta, dadnos ideas para encontrar sitios desconocidos y sobre todo disfrutad.

Coged un billete de ida y vuelta al pasado, y abrid todos los sentidos porque empieza

CRONOVIAJEROS